EL DISEÑO DE UNA TIENDA ONLINE

Para vender a través de Internet, lo primero que necesitamos será una plataforma de venta, es decir, una tienda online. Sin embargo, no sirve cualquier tienda online. Muchos empresarios caen en el error de invertir lo menos posible en el diseño y la programación de su tienda online. Esto da lugar a diseños de tiendas online austeros y que olvidan lo más importante: al usuario.  Los compradores online son impacientes y, encima, tienen muchísimas alternativas de tiendas online donde comprar. Si al pinchar en una tienda, el diseño o la funcionalidad de una tienda online no les convence, la descartarán en cuestión de segundos.

Por eso es tan importante invertir en un buen diseño de tienda online, centrada en el usuario y en sus necesidades y hábitos de compra. Sólo de esta forma comenzaremos a generar ventas.

Para que una tienda online sea efectiva y convenza al consumidor, tiene que ser “usable”. Por usabilidad entedemos una tienda online que tenga:

  • Navegación fácil e intuitiva
  • Proceso de compra rápido y sencillo
  • Compra segura: los usuarios van perdiendo el miedo a realizar compras por Internet, pero siguen habiendo personas que no se atreven. Generar confianza en las transacciones es vital.
  • Transparencia en cuanto a condiciones de compra, precios, letra pequeña, etc.
  • Orientación continua del usuario: hay que indicar siempre en qué fase de la compra está y lo que le queda para terminar.
  • Botones de acción visibles: para facilitar aún más la compra, los botones de acción como “Añadir al carrito”. “Siguiente paso”, “Efectuar pago” deben estar muy visibles para que el usuario los localice enseguida.
  • Búsqueda de productos avanzada: al usuario hay que facilitarle al máximo la búsqueda de los productos y sugerirle productos relacionados para incentivar compras superiores.
  • Lenguaje cercano y amable: evitar la palabra “Compra” si puede decirse “Añadir al carrito”.
  • Diseño atractivo y de calidad que la diferencia de la competencia y le entre por el ojo al usuario. Una imagen atractiva siempre genera confianza y aceptación.
  • Contenidos interesantes: ya sean ofertas, trucos, información útil, etc. Cualquier cosa que aporte valor al comprador.
  • Exposición organizada y atractiva de los productos: en una tienda online, el comprador tiene la desventaja de no poder tocar o probar los productos, por lo que las imágenes deben destacar las mejores características de los productos.
  • Promoción estudiada y efectiva: contar con una tienda online no sirve de nada si nadie la conoce. Hay que diseñar un plan de marketing online con las acciones principales para promocionarla.

En definitiva, un buen diseño de tienda online no debe verse como un gasto, sino como una inversión que garantizará a los usuarios una experiencia de compra positiva que, a su vez, aumentará la posibilidad de que vuelva a nuestra tienda.