El poder del email marketing para captar nuevos clientes

¿Es útil el email marketing para captar nuevos clientes e incrementar las ventas? Rotundamente sí, pero solo si se hace bien. Si se desconocen las buenas prácticas a llevar a cabo para sacar el máximo partido a esta estrategia de marketing online el resultado puede ser contraproducente y muy negativo para tu imagen de marca.

 

Audiencia cualificada: Las bases de datos

Lo más importante (y complicado) a la hora de poner en marcha una estrategia de email marketing es conseguir suscriptores a los que enviar información sobre tu empresa, ofertas y novedades.

Lo primero que debes tener claro es que, para que una acción de email marketing funcione, tienes que tener el permiso de dichos suscriptores para enviarles información.

 

¿Cómo lo consigues? Dándoles algún beneficio. Regálales información exclusiva como acceso a un curso online; permíteles usar temporalmente alguna aplicación;  invítales a que se suscriban a tu newsletter para recibir tus últimas noticias; solicita el email a cambio de participar en un concurso de Facebook u ofréceles un bono de descuento para canjear por alguno de tus productos o servicios.

 

El objetivo es conseguir una audiencia cualificada: personas que realmente hayan mostrado su interés en tu negocio y sobre las que puedas obtener un impacto real y medible, que se traduzca en más ventas.

 

Segmenta: crea listas de correo

Una vez que tengas las bases de datos con las direcciones de correo electrónico de tus suscriptores, debes organizarlas en listas de correo en base a los criterios que consideres más adecuados (edad, sexo, ubicación geográfica, intereses, comportamiento de compra, nuevos suscriptores…). Pero además, puedes reorientar tu segmentación inicial en base a otros a otros parámetros relacionados con el feedback que te dan tus clientes. Al tener la posibilidad de hacer un seguimiento de las acciones que realizaron tus suscriptores al recibir tu mail puedes crear listas de correo diferenciadas para quienes lo abrieron e hicieron clic; para aquellos que simplemente lo abrieron sin realizar ninguna acción posterior y para quienes lo recibieron pero decidieron no abrirlo. 

 

Contenido diferenciado

El fin de segmentar es crear contenido distinto para ofrecerle a cada suscriptor justo lo que necesita. Genera contenido original, exclusivo y diferenciado para cada lista de correo. Ocúpate de hacer un diseño sencillo y conciso, pero atractivo. Para ello, combina texto con imágenes, vídeos, enlaces, cupones electrónicos, descuentos, promociones… Tampoco está de más que crees varios boletines “tipo”: para nuevos suscriptores, con promociones, de temporada, para eventos, de encuesta…

 

Datos básicos del email y entrega

Es importante realizar envíos regulares, sin avasallar a los suscriptores. Los expertos en email marketing coinciden en que lo más recomendable es enviar, al menos, una vez al mes. Un buen promedio es uno por semana y nunca más de tres semanales. En cualquier caso, la frecuencia de envío viene determinada por el tipo de negocio.

 

Resulta muy recomendable no esperar demasiado tiempo entre la suscripción de un usuario y el envío del primer email, porque puede perder interés o haber encontrado la respuesta que necesitaba a través de otras vías. Ten en cuenta que los martes, miércoles y jueves son los mejores días de la semana para programar la entrega.

 

En lo que respecta a los elementos básicos del email, hay que prestar atención al remitente y al asunto. Identifícate perfectamente con el nombre de tu empresa para que se muestre en la bandeja de entrada de tus suscriptores y realiza los envíos desde una cuenta con el dominio corporativo. En lo que respecta al asunto, recuerda que la calidad de su contenido es directamente proporcional a la intención de abrir el email. Crea líneas de asunto atractivas que no superen los 55 caracteres, evita las palabras publicitarias, no utilices solo letras mayúsculas que pueden conducirte hasta la bandeja de spam y no prometas a tus suscriptores nada que no esté incluido en el cuerpo del email. Eso les decepcionaría.

 

Por último, resulta esencial medir el éxito de tu campaña, monitoreando los emails abiertos, el seguimiento de clics y los rebotes. Así, podrás reorientar la campaña en la dirección correcta. Son muchos los aspectos que confluyen en una estrategia de email marketing. ¿Te ayudamos a configurar tu campaña? Consúltanos y te ayudaremos a captar nuevos clientes.