TENGO UNA TIENDA ONLINE, LUEGO EXISTO

Para cualquier empresario, disponer de una tienda online es, hoy en día, una herramienta estratégica indispensable debido al generalizado uso de Internet como canal de su proceso de compra.

Ya sea como extensión del negocio físico o, como canal exclusivo de venta, una tendencia por la que apuestan cada vez más emprendedores, son innegables los beneficios comerciales que aporta una tienda online a nuestro negocio:

  • Las tiendas online permiten a las empresas presentar de forma atractiva sus cartas de productos y servicios, facilitando las acciones de marketing en el medio presencial (pueden ser la mejor tarjeta de visita).
  • Renueva, fortalece y dota de personalidad propia a la imagen corporativa de la empresa, tengo tienda online, estoy en todos los canales posibles de venta y te lo pongo muy fácil.
  • Con una tienda online podemos captar a nuevos clientes potenciales, alejados geográficamente del negocio físico.
  • Una tienda online introduce a la empresa en el mercado mundial.
  • Abre un nuevo canal de venta, tanto directa (a través de tiendas online) como indirecta (fomentando el contacto del cliente con la empresa).
  • Promociona nuestros productos y servicios de la forma más rentable, pues es el soporte publicitario más económico en relación al tiempo de publicación, 365 días del año, 24 horas al día.
  • Una tienda online puede generar ingresos extra para las empresas (gracias a la publicidad de terceros, al pago por clic, etc.)
  • Facilita la realización de acciones promocionales de bajo coste en el medio digital.
  • Crea un feedback comunicativo constante entre nuestros clientes y nuestra empresa.
  • Ayuda al posicionamiento general de la empresa en relación con su competencia directa.
  • Permite obtener resultados inmediatos sobre tráfico y conversiones

Sin embargo, el hecho de contar con cualquier tienda online no implica una mejora inmediata de nuestros resultados. Una tienda online constituye una poderosa fuente de información y persuasión comercial, un potencial que, sino se emplea bien, puede ser tan beneficioso como desastroso. Por ello, nuestra tienda online debe contar con unos mínimos de calidad en cuanto a programación, gráficos, contenidos navegavilidad y, sobre todo, diseño.

Nuestra tienda online transmite la imagen de nuestra empresa, una de las variables más importantes en la generación de ventas  y, al igual que un producto con un mal envase no se vende como uno con un packaging atractivo y estudiado, un diseño de nuestra tienda online pobre, anticuado y mediocre refleja una empresa con las mismas características. Esto los grandes empresarios lo sabe, por lo que la competitividad del mercado actual y las tiendas online cada vez con mejor calidad nos obliga a tomar una posición innovadora y desmarcarnos con un diseño a la altura de nuestro negocio.

En definitiva, una tienda online constituye una de las mejores tarjetas de presentación de tu empresa y tus productos/servicios.

Si tu negocio todavía no se ha hecho un hueco en Internet o tu web no está a la altura de tu empresa, estás perdiendo clientes potenciales cada día.